.

sábado, 11 de junio de 2016

LBGT en cómics

Esos olvidados del fandom


Estas semanas, el mundo comiquero se encontró con dos noticias de parte de DC y Marvel. La primera, decidiendo poner al Dr. Manhattan como el creador de su nuevo universo, y la segunda decidiendo que el Capi fuera un agente de HYDRA desde siempre, en un plot twist que seguramente sufrirá un retcon tarde o temprano. Por otro lado, y siguiendo la moda de darle una novia a Elsa, twitter tuvo un nuevo trendic topic con #GivesCapAmericaABoyfriend. Y ésa es la razón por la estoy escribiendo esto.
Primero que nada, aclaremos: no tengo nada en contra de la comunidad gay. Estoy totalmente a favor de la inclusión y la visibilización de las minorías, quiero ver a un héroe gay en el cine. Lo apoyo. Pero no estoy a favor de darle un novio al Capitán América (incluso siendo —en lo que consta al MCU— una shipper Stucky hasta la muerte). Expliquemos esto, por partes.
Primero, no me gusta la exigencia que ponen en sus demandas, sin pensar —y hablo como escritora aquí— en lo que los que diseñaron el personaje quieren. Si fuera un caso de desarrollar un personaje hasta que descubra su sexualidad, estaría totalmente a favor. Funcionando el MCU como funciona, cambiar repentinamente la orientación sexual de alguien sería forzado a rabiar. Más que Spidey en Civil War.
Segundo, y hablando de “cambiar orientaciones”. Aquí, en el colectivo LGBT se defiende que la orientación sexual no puede ser elegida, por lo tanto, no puede ser cambiada. No hay elecciones, somos lo que somos. Sin embargo, estamos exigiendo un cambio total de la orientación de un personaje ya establecido desde la primera película (vamos a remitirnos sólo al MCU), y que, considerando que este personaje nació en 1940, su sexualidad habría tenido peso en la trama y en su manera de ver el mundo. Porque si algo es el Cap, es un asiduo defensor de sus creencias, de lo que cree correcto, y lo habría defendido. No sólo eso, si asumimos que la sexualidad puede ser cambiada de manera tan fácil, estamos admitiendo que cualquiera de nosotros, nosotros los gays, bisexuales, transexuales, podemos ser fácilmente cambiados a heterosexuales. La sexualidad no funciona así. Y puede que esté exagerando y que lo tome demasiado en serio. Si Marvel se anima y un buen guionista nos explica el porqué —de repente y de la nada—, Steve Rogers es gay, lo aceptaría... aunque seguiría siendo metido con calzador para agradar a las masas.
Y hablando de las masas, he escuchado mucho el argumento de queremos representación. Y esta es la verdadera razón de este artículo. Queremos representación en los cómics (que es de dónde salen estas películas de superhéroes, que es la razón por la que estas películas existen). Muy bien. Pues la tenemos. No es mucha, a veces se les olvida, están relegados —exactamente como muchos gays en el mundo—, y son ignorados por la propia comunidad que exige representación, la propia comunidad a la que representan. Personalmente, no voy a luchar ni apoyar una campaña para cambiar la sexualidad de un personaje, no lo haré. Porque creo que es el camino más fácil, volver gay a alguien que ya es un icono. Eso es fácil, no necesitas construir nada ni convencer a nadie de nada, el Capi nunca dejará de ser un icono. En cambio, prefiero apoyar a los que llevan luchando con su sexualidad y las consecuencias de ella —ya saben, como en el mundo real—, por años antes que sean completamente olvidados o sólo sacados de la manga cuando alguna ley esté en boga. Y éste es el propósito de este artículo, dar a conocer un poco a esos grandes olvidados —algunos más que otros—. Espero ver algún día en twitter, un tendric topic que sea algo parecido a #QueremosANorthStarComoLíderDeLaPatrullaX, o algo como eso.
Empezamos la —tristemente— no tan larga lista.

El largo tiempo en el armario. Northstar (Jean Paul Beaubier)

Años atrás, cuando las líneas de cómics de Marvel no se mezclaban tanto como ahora, nació Jean Paul Beaubier, conocido como Northstar, un mutante miembro de Alpha Flight. En 1983, uno de los guionistas trató de incluir un mutante gay en Alpha Flight, dado el poco desarrollo que tenían los personajes y considerando que estaba muy a tono con la época y Jean Paul fue el elegido. En ese momento, ninguno de los miembros de Alpha Flight tenía suficiente trasfondo y el argumento —la oculta sexualidad de JP— podía ser defendido. Sin embargo, el código de cómics le impidió hacerlo, además que el editor en jefe de Marvel de esa época prohibió expresamente tener un personaje gay. Así las cosas, Jean Paul se quedó en el armario, con su sexualidad puesta sólo en subtexto y vagas insinuaciones. Los editores volvieron a intervenir cuando Bill Mantlo trató de escribir una historia en la que Jean Paul enferma de SIDA —muy acorde a la comunidad homosexual de los 80's—, pero se cambió haciendo que la enfermedad de JP fuera de índole mágico (causando esa frase de Peter David “no era gay, sólo era un hada” XD!). Y así pasaron los años hasta que en 1992 finalmente Soctt Lobdell tuvo la autorización para hacerlo gay.
A pesar de la impactante revelación, su homosexualidad no tuvo mucha luz excepto en algunas historias, y comparado con los romances de sus contra partes heterosexuales, JP no tuvo un sólo novio por años. Northstar ha sido un secundario en las páginas de X Men, con un poco más de visibilidad a partir del 2000, el que no sólo tuvo un crush por Iceman, también se enfrentó a dos adolescentes mutantes, uno homofóbico y otro un joven gay confundido. El camino del primer personaje gay en Marvel terminó con un final feliz, cuando se casó con Kyle Jinedu  —su novio por algunos años— en las páginas de Astonishing X Men, en una gran boda celebrada por todo el universo Marvel. Y vendida, por supuesto, como tal. Lamentablemente, después de los números siguientes a la boda, Northstar ha regresado a su papel de secundario. Muy, muy secundario, lo que indica que aún queda un muy largo camino para que la comunidad LGBT tenga un lugar estable en el universo comiquero.
Jean Paul y Kyle, el día de su boda. Kyle es el moreno.


Si quieren leerlo, pueden encontrarlo por aquí —no voy a poner links, busquen—:
- Alpha Flight #106 (revelado al mundo como homosexual).
- Uncanny X Men (392 en adelante).
- Astonishing X Men (43 en adelante).

Los jóvenes al poder. Wiccan y Hulking.

En el 2005 estos dos chicos aparecieron en las páginas de Marvel, en la colección Young Avengers. Wiccan, Billy Kaplan, uno de los gemelos perdidos de Scarlet Witch —larga historia—, y Hulking, el hijo de Mar Vell con una princesa skrull —otra larga historia—. Si Jean Paul fue una larga lucha para poder confesar su homosexualidad al público, estos dos fueron creados así desde el principio, aunque en los primeros capítulos no se mostraba tan directamente. Su “salida” no fue para nada dramática, puesta sólo en una viñeta en la que sus amigos bromean. Dado que todos ellos son adolescentes, quedó bastante bien y sin nada de dramas.
Wiccan, de rojo, y Hulking de... verde.
Ambos son jóvenes, enamorados y actúan como una pareja —adorable—, con sus discusiones y su romance adolescente. Son monos, vaya. A pesar de todo, y a pesar de ser la única pareja estable en el grupo, tuvieron que pasar unos años hasta ver un beso de ellos porque así de tolerante es la industria, tan tolerante que después que su relación se revelara, los lectores acusaron a Young Avengers de promover el estilo de vida gay (?), perdiendo varios lectores incluso aunque apenas se tocaban por esos números. Considerando eso, no es de extrañar que tomen con pinzas el mostrar cualquier gesto de afecto homosexual. Al menos, ellos dos no fueron olvidados, y entre terceros en discordia y los habituales cambios de guionistas, han hecho su camino hasta ser parte de los New Avengers.

Lista de cómics -que por cierto, algunos son muy buenos cómics, por aquí.
Young Avengers Vol. 1
Young Avengers. Childrens Crusade.
Young Avengers Vol 2.
Nuevos Vengadores Vol 1
Young Avengers & Runaways.

Jóvenes al poder x2. Xavin y Karolina.
Las primeras chicas en la lista vienen de la mano de Runaways y del genial Brian K. Vaughan, escritor de la galardonada Y, The Last Man, Ex Machina, entre otras. Runaways es un soplo de aire fresco en Marvel, por varios arcos lejos de las principales cabeceras y de los enredos del mundo Marvel, y tal vez por eso, enteramente disfrutable. Trata de un grupo de chicos que descubren que sus padres son súper villanos y —como bien dice el nombre— huyen.
Entre ellos tenemos a Karolina Dean, la chica rubia del grupo —un alien, en realidad— que todos ven como a la típica niña fresa y que se declara lesbiana, y a Xavin, un super skrull en entrenamiento, prometido de Karolina, y a quien ella rechaza porque no le gustan los chicos. Pero Xavin, al ser un skrull puede cambiar de hombre a mujer y en las páginas de Runaways no encontramos sólo su romance con Karolina, sino su confusión por el género —él cambia por amor a ella, al principio—, sus cambios de chico a chica que generan discusiones entre ellas, y que le confunden porque no sabe quién es realmente. A todas luces, Xavin en una representación de un transexual, aunque puede cambiar de género más fácil que ellos, claro está. Han seguido estando en Marvel, dentro de la Secret Invasion y la Civil War, pero ya no tienen una colección, sin mencionar que ciertos guionistas decidieron quitar a Xavin del camino. Qué lástima.
Karolina, Xavin y Xavin



Lista de cómics:
Runaways, todos los volúmenes.
Runaways & Young Avengers.

Sobre padres e hijos. Daken.
Daken Akihiro apareció en las páginas de Wolverine, como el hijo biológico de Logan e Itsu (una mujer japonesa con la que Logan se casa y es feliz durante un corto tiempo), bajo el cuidado del villano Romulus desde muy temprana edad. Como su padre, tiene garras, un factor curativo muy rápido y un extra de feromonas que usa a placer. Daken es uno —sino el único— personaje bisexual que fue presentado enteramente como un villano —lo de Deadpool no me lo creo mucho, Deadpool es una broma y era hetero en sus primeros cómics—. Creo que esto es importante, porque los gays son relegados a ser buenos y no tener más de una pareja, siempre tratándolos de la forma más políticamente correcta, siempre tratando de no asustar demasiado al público, ni de ganarse odios de ningún tipo. Daken tumba todo esto. Él es malo, con un odio acérrimo ante su padre y su cuidador, Romulus, con pocos o ningún escrúpulo y uno de los primeros personajes bisexuales en obtener su propio título, un tipo acostumbrado a usar su atractivo y el sexo como un arma, y que no tiene problemas en ir de una a otra acera. Si eres un chico gay, tu madre no querrá que se lo presentes como novio, ni tú tampoco querrás presentarlo, podría acostarse con tu madre.
O podría matarte. Eso también.
Aunque fue precisamente esta característica irreverente (la irreverencia aún está vetada para los miembros LGBT en cómics) lo que le gano críticas y bajó las ventas. El título fue cancelado —era uno de mis favoritos— y no hay más de Daken a la vista —está muerto, pero todos sabemos que nadie muere en realidad en los cómics... excepto el tío Ben—. Pero Daken, en el poco tiempo que estuvo en pantalla, tuvo mucha más importancia que muchos y estuvo en el centro de Dark Reing y Siege, lo que al menos es un avance. 

Para encontrarlo, por aquí:

Wolverine Origins.
Wolverine 75 al 90 (Dark Wolverine)
Dark Avengers.
Dark X Men.
Daken 1 al 23.

Una larga historia de amor. Rictor y Shatterstar.
Corrían los años noventa, esa época de mallas divertidas y pelo largo, y moda disco y en las páginas de New Mutants —liderados por Nathan Summers, Cable— aparecía llegado del Mojo World, un mundo cien años en el futuro, Shatterstar, para pedir ayuda a los X Men.
Las cosas se torcieron un poco y Shatterstar se quedó en la tierra 616, como parte de X Force, equipo en el que conoció a Rictor, Julio Ritcher, mexicano y antes un miembro del X Factor original (un muy secundario miembro). Durante años, ambos mantuvieron una amistad bastante ambigua, dado que Shatterstar es asexual al principio y no entiende los sentimientos ni costumbres humanas. Criado como un guerrero, pasaron años desde que sus incipientes sentimientos —preocuparse por casi matar a Domino— fluyeran a una vía romántica y sexual, y pasaron años en los que el fandom especuló sobre ambos y los guionistas le dieron vueltas a su relación, sin atreverse a dar el gran paso, hasta que en el renovado X Factor de Peter David —alabada sea su alma— se encontraron y dejaron de dar vueltas en círculo sobre una amistad que hace mucho había sobrepasado el término, pero que nadie se atrevía a dejarlo claro.
Con todo eso, Rictor —bisexual, sin poderes después del Día M y con demasiada mala leche en el cuerpo... no sean mal pensados, que es una jerga para mal humor—, y Shatterstar —sentimientos y gustos sexuales recién descubiertos, demasiado honor y espíritu guerrero y referencias a películas—, no tienen lo que se llama una relación típica. Deben ser los primeros en mostrar una relación abierta, e incluso discutirla en las páginas de X Factor, con Star dispuesto a “conocer” a la gente y queriendo como guía a Rictor —y esa es una forma amable de decir que quería acostarse con quien quisiera y luego volver con Rictor... o compartirlos con Rictor, que todo vale—. A pesar de eso, ellos siguen juntos, con sus inseguridades puestas en el papel, sus dudas, los celos... tengo que confesarlo, pocas cosas me han hecho tan feliz leyendo cómics que cuando se besaron por primera vez, allá en 2009, un beso que fue celebrado por una parte del fandom y condenado por la otra, PAD llegó a recibir cartas amenazando con dejar de leer el cómic si no se deshacía o se especificaba que uno de los dos era mujer... tan tolerante la gente, e incluso Rob Liefeld amenazó con "desgayizar" a Star si alguna vez volvía a escribirlo. Amenazas encima, Peter David siguió su camino sin escuchar y Rictor y Shatterstar siguieron siendo parte del team, hasta que todo el equipo dirigido por Madrox llegó a su final, años más tarde. Actualmente, igual que varios de sus compañeros, están desaparecidos en los cómics,  aunque su última aparición da pie a que regresen... si es que alguno los recuerda. ¿Pido un tag de #GiveUsRicStar? Amaría verlos otra vez.


Revisen esto, si quieren conocerlos.
X Force.
X Factor -a partir del #45, pero lean desde el volumen 3 -inicio de la era moderna con Madrox de líder y Peter David en el guion, que X Factor fue de las más largas, estables y mejores colecciones del universo X.

Chicas al poder. Batwoman.
No leo mucho DC, pero en 2006, Kate Kane, Batwoman se declaró lesbiana. Tengo que decir una cosa aquí, este cambio de sexualidad a lo loco me parece una trampa... DC lo hizo con Kate y Alan Scott, el original Linterna Verde, aunque la excusa de universos alternos, nuevos reinicios, no son los mismos de siempre... funciona lo suficiente. Lamentablemente, tuvo un final accidentado, porque a pesar que durante años tuvo una novia, cuando los escritores planeaban casarla, DC les impidió llevar la boda a cabo (alegando que los superhéroes no pueden tener finales felices... eso es mierda, DC). Ambos encargados del título renunciaron (esto pasó en 2013, hace sólo tres años, y un pequeño revuelo que lamentablemente no tuvo la fuerza necesaria para obligar a DC a cambiar de opinión). El título fue cancelado en el 2014 y así perdimos a la batichica lesbiana. Tres años atrás, cuando a pesar que los superhéroes ya estaban en el cine, a nadie más que pequeños colectivos les importó tan vil término de la serie y tal oposición a mostrar a dos mujeres casándose. Well done, world.




The world finest couple. Apollo y Midnighter.
Eran los fines de los noventa, 1999 o 1998, y en una de esas editoriales no tan conocidas, un nuevo escritor aparecía para renovar un viejo título. En Wildstorm, Stormwatch llevaba años en carrera, con no tan buena fortuna, hasta la llegada de Warren Ellis. No entraremos en detalles, sólo en la pareja que nos concierne. Muchos dices que Apollo y Midnighter son las versiones gay de Superman y Batman y aunque tienen reminiscencias, tratarlos sólo de eso me molesta un poco. Tampoco hablemos de eso.
Apollo y Midnighter son dos hombres modificados genéticamente, uno conocido como el Dios Sol y el otro, el Portador Nocturno de la Guerra. Ambos violentos —Midnighter mucho más—, dispuestos a lo que sea por lograr un mundo mejor, y ambos enamorados por años, casados y con una pequeña hija a la que adoptaron.
Ellos se casaron el año 2001, en una ceremonia que no fue ni celebrada ni vendida —como su contrapartida marvelita— y que causó que DC —ahora dueño de Wildstorm— se peleara un poco con Mark Millar. Durante años, fueron la primera y única pareja gay casada en los cómics, y su estatus se mantuvo así a través de años, malos y buenos guionistas (entre los que tenemos al buen Ed Brubaker, el responsable de resucitar a Bucky e indirectamente responsable de todo el shippeo Stucky. Gracias, Bruba.).
2001. Claro que, en esos momentos, nadie tenía twitter y ellos pasaron desapercibidos para la gran mayoría, excepto los que leían la colección —The Authority—, actualmente un cómic de culto. Sus aventuras siguieron hasta que el mundo Wildstorm terminó en un gran apocalipsis, uno de los más tristes y en el caso de Apollo y Midnighter, el más trágico y romántico arco.
Ellos han sido héroes, dictadores, gobernadores del mundo, y asesinos, pero al largo de todos esos años, han sido una pareja de esposos que se preocupa el uno por el otro, sobrellevando peleas, separaciones, críticas religiosas y la oposición a su paternidad sobre Jenny, la pequeña a la que adoptan.

En los últimos años, aparecen en las páginas de DC, como parte del universo New 52, luego que DC decidiera unir los universos de Wildstorm y Vértigo con el suyo. Sin embargo, a pesar de seguir siendo gays, parece que DC sigue teniendo problemas con las parejas establecidas y ellos dejan de estar casados, dejan de tener una hija adoptada y Apollo medio desaparece del foco para dar pie a una serie en solitario de Midnighter, anunciada como una forma de conectar con la comunidad gay. Porque, por supuesto, tener un perfil en una red social, tener peinados estrambóticos y recordarle al mundo cada cinco minutos que eres gay, es mucho más gay que estar casado, tener una pareja estable y pelear con todo un país por la custodia de tu hija. Por supuesto —nótese el sarcasmo allí—. Las épocas doradas de The Authority no volverán, pero espero que el espíritu de Apollo y Midnighter, esa rara pareja que estaba junta en cada universo y que nunca dejó de amarse, regresen al universo DC y podamos verlos juntos otra vez. En este caso, espero que el amor termine ganando. #LoveWinsInTheEnd, DC.




The real queerbaiting. Mystique. 

No quería incluir a Mystique porque, aunque es bisexual, se le ha visto muy pocas veces -o nunca- con parejas mujeres. Pero lo hago por una sóla real. El queerbaiting del que tanto he escuchado hablar. De parte de BBC por no hacer a Sherlock y John gay. De parte de Marvel por no hacer canon el stucky. Bueno. Aquí hay un caso verdadero de queerbaiting. En los cómics, Mystique es bisexual, como Jean Paul, durante largo tiempo nunca se mencionó en realidad, sólo habían escenas con el amor de su vida (una mutante llamada Destiny), sin que nadie dijera nada o se atreviera a poner las cartas sobre la mesa. Tampoco tuvo una "salida", ni mucho menos. Simplemente, hubo un cómic que confirmó las sospechas. Mystique y Destiny siempre fueron pareja, incluso criaron a Rogue juntas. Pero Fox eligió volver a Mystique la tercera rueda de un triángulo amoroso y, nuevamente, a nadie le importó. A nadie le sigue importando, lo cual hace que me sienta un poco insultada por todos esos dénle un novio al Cap cuando debería ser dejen a Mystique ser bisexual. Pero Mystique no tiene a un gigante grupo de shippers detrás. 


Hay más.

Está Anole, en Marvel. America Chavez y Karma. Dos tipos sin mucha exposición en Watchmen, dos más apenas sacados en pantalla en Sin City... ocultos, mostrados en pequeñas viñetas, sin que se animen a mostrarles como seres con deseos sexuales (gracias Daken y Shatterstar por cambiar eso), puestos en pantalla cuando necesitan venderse, olvidados, sus matrimonios evitados o anulados, sacados del foco... la real diversidad está allí, en el largo y pantanoso universo de los cómics y sólo la gente puede hacer que regresen a las páginas principales, sólo apoyando a esta pequeña minoría y exigiendo diversidad... pero diversidad real... es que la comunidad LBGT obtendrá más títulos en los cómics. Y espero que, más tarde que temprano, podamos ver a una Ms. Marvel lesbiana, a una Batichica casándose, a Wiccan y Hulking. 

No quiero un novio para el Capitán América. No quiero un cambio de sexualidad sin explicación alguna. Los quiero a ellos. A las Kate Kane, las Karolina Dean, los Billy —golpeado en el colegio por ser gay—, los Teddy —ocultando en el colegio que es gay—, los Xavin —confundidos por su género—, los Jean Paul —luchando contra la homofobia no sólo dentro, sino fuera de los cómics, oculto tras muchas trabas editoriales—, los Midnighter —dispuestos a luchar contra cualquiera que se atreva a insultarlo por la persona con la que elije acostarse—, los olvidados. Olvidados incluso por los propios colectivos que exigen representación. 

lunes, 24 de agosto de 2015

Madre, o el uso de un mito para victimización.

Todos lo hemos escuchado alguna vez, el “amor de madre” que es más grande que todo, que hace que las mujeres soporten pesares por sus hijos, para protegerlos y criarlos. Hemos crecido con esa idea mitificada de la madre como el símbolo de amor y sacrificio supremo.
Sacrificio, definición:
  • Acción que desgrada o que no se desea hacer, pero se hace por necesidad, obligación o altruismo.
  • Esfuerzo o dolor que se sufre por un ideal o sentimiento.
Seamos claros, no estoy en contra del amor maternal, no estoy en contra de querer a sus hijos y sacrificarse por ellos. Sin embargo, esta conducta que se espera de las mujeres, de las madres, estas ideas también son las que acercan al maltrato, a la aceptación del maltrato como un sacrificio más que se hace en nombre de los hijos.
Aquí, en el grupo, la mayoría somos de Latinoamérica, y creo que casi todas conocemos la realidad rural (que es la realidad de la mayoría de nuestros países). No creo que haya una de nosotras que no ha escuchado, al menos una vez, algo parecido al lo hice por mis hijos, me golpea, pero mis hijos merecen un padre, muchas veces lo dicen incluso con orgullo. Orgullosas de ser víctimas, de ser un sacrificio más en pos de la imagen de madre abnegada, valiente en su sufrimiento.
Hace unas semanas, en mi país y mi ciudad en específico, se mostraba un vídeo de una mujer golpeada por casi media hora por su esposo. La jueza -en una muestra de la habitual justicia peruana- decidió que no habían pruebas para condenar al hombre por intento de homicidio, e incluso se negó a ver el vídeo. Días después, la mujer salió a declarar, para retirar los cargos, alegando que era una discusión de pareja y que nunca permito que toque a mis hijos. Para ella está bien ser golpeada, mientras no toque a sus hijos. Ella es madre y es escudo, y les da a sus hijos un padre. Esa es la imagen de madre que la sociedad peruana -y de toda Latinoamérica- tiene. La sacrificada, siempre.
Estas ideas son las que hacen que las víctimas de abuso crean que es normal, que acepten su papel, y que justifiquen a sus agresores. Vivimos en una sociedad que prepara niñas para sufrir, que las educa en esa idea. Crecen viendo a sus madres encajar golpes, llorar a oscuras y mostrar con orgullo su sufrimiento. Porque, al parecer, mientras más sufres eres mejor, más buena, más ideal. ¿No pueden ver lo mal, lo dañino que es este estereotipo que reproducimos? No creo que sea necesario sufrir para ser una buena madre, ni perderse a sí misma por los hijos. No creo que sea necesario tener una imagen maternal relacionada al sufrimiento. No les estamos enseñando a las niñas a luchar, les estamos enseñando a ser víctimas. Solamente que estas víctimas creen que lo hacen está bien, que las enaltece. Y NO ES ASÍ. No lo es. Una mujer que decide no denunciar al padre de sus hijos porque no quiero que mis hijos sepan que está en la cárcel no es una mujer luchadora. Una mujer que cambia los golpes a sus hijos por golpes a ella, no es buena. Es sólo una víctima más, y es alguien que necesita ayuda. Mucho más importante, es alguien que necesita darse cuenta que no tiene porqué seguir siendo una víctima. No tiene ninguna razón para soportar ningún tipo de maltrato, y deben darse cuenta que lo único que hacen es que sus hijos normalicen la agresión, está criando futuros agresores y futuras víctimas.
Hubo otro caso, en Mexico. Un niño murió asesinado a golpes por su padresto. En una entrevista, la madre contaba que él era violento, que un día quiso golpear a sus hijos y ella se interpuso. Entonces, la golpeó a ella, pero  si golpeaba a sus hijos la relación se terminaba. Pero no denunció los golpes que le dieron a ella. Porque todo está bien si no tocan a tus hijos, porque la violencia es normal en nuestros países. Y se proclama una víctima más. Pero, ¿saben qué? Basta de eso. La diferencia entre una víctima y una superviviente, es la decisión de detener el abuso. Si esa mujer se hubiera separado del hombre al primer golpe hacia ella, su hijo estaría vivo.
Y no es solamente en los golpes. He visto madres defender a sus hijos de sus nueras golpeadas, de ir a la cárcel, humillarse ante cobradores de préstamos porque una madre hace todo por sus hijos. Maltrato físico, psicológico y humillaciones por un estereotipo, por una imagen que nos meten a la cabeza desde que tenemos uso de razón, que nos repiten a cada momento. Sufre, igual está bien. Sufre, que eres buena por sufrir.
Dejemos de pensar que una madre es un escudo para los hijos. Y no, no estoy diciendo que debe descuidarse de sus responsabilidades, estoy diciendo que no debe aceptar ni el maltrato, ni la infelicidad por los hijos.
La única persona por la que siento algo cercano a instinto maternal es mi hermana pequeña. Y no quiero enseñarle a ser una “mujer luchona”, no bajo los términos que la sociedad entiende como una mujer -una madre- luchadora. Quiero que entienda que puede decidir hacer lo que ella desea, que un hijo no es una carga -no debería serlo-, que no debe soportar nada. Que la verdadera valentía es pararse y detener el golpe y atreverse a llevar una vida mejor. Con o sin hijos, con o sin un hombre a lado. Dejemos de crear víctimas.

PD: Siéntanse libres de dar su opinión en los comentarios.


Rei

lunes, 10 de agosto de 2015

Responsabilidad literaria. Nuestras ficciones reales


La verdad no sé a ciencia cierta si exista el término "responsabilidad literaria", pero es un término que me gusta utilizar a mí y va principalmente sobre el poder que posee cada persona al escribir.

Para nadie es secreto que un escritor es como un pequeño dios, que domina su universo en miniatura, fija sus reglas y hace lo que le da la gana con la ficción que inventa. Esto es cierto en gran medida: el escritor puede hacer absolutamente todo lo que se le plazca con su historia, pero el "puede" y el "debe" son muy diferentes entre sí.

Cada persona es responsable de las palabras que escribe y debe ser consciente de que cada uno de los caracteres que salen de sus manos tendrá un efecto en el subconsciente de las demás personas y aquí no estoy hablando sobre trollear u ofender extraños por internet, eso no debería afectar a nadie pues de hecho ni siquiera son cosas a las que se les presta importancia. Estoy hablando de la filosofía que cada persona plantea.

Ayer escribí un artículo sobre el heterosexismo en el Boys Love, con el cual buscaba nada más y nada menos que llevar al público lector a una pequeña reflexión sobre cómo repercute lo que leemos en nuestra forma de ver el mundo, ahora, tras encontrarme nuevamente con las palabras de Seregil, deseo reabrir el debate.

Los autores profesionales están (o al menos deberían estar) conscientes de todo lo que escriben. Cuando publican ya saben para dónde va a tirar la crítica y cuáles son las ideas que desean difundir. Cada persona escribe porque tiene algo que decir y sabe que cada cosa que publique ayudará a edificar una imagen de sí misma y de su ideología ante los demás. Creo que ya me fui por las ramas. Volviendo al punto, los autores profesionales son conscientes del bien o el daño que hacen cuando publican, el problema es que la mayoría de autores aficionados (como nosotr@s) no cree que sus palabras tendrán un impacto y utiliza el enorme poder que tiene entre sus manos de manera irresponsable, cuando realmente deberíamos recordar al Tío Ben: "Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad".

Aprendemos mientras crecemos y hasta el día de nuestra muerte, pero mientras más jóvenes somos, es muchísimo más fácil el adoptar ideas preconcebidas y obedecer a un adiestramiento mediático, que nos bombardea con modelos de felicidad, bienestar y condiciones "ideales" de vida. Aceptamos sin cuestionar estas ideas en la medida que se nos plantean como sanas y deseables. En este principio se basan las clasificaciones por edad y por eso es que hay muchos libros clasificados como "no aptos para todo público" o para personas "con criterio definido".

Si todo el mundo atendiera a estas advertencias, no habría problema alguno, no habría responsabilidad literaria. El escritor no tendría que cuidar lo que escribe porque el lector sería consciente de lo que está leyendo y tendría la madurez necesaria para distinguir entre el bien y el mal. De hecho esto es lo que aplica para los libros de asesinato: nadie es tan idiota como para creer que matar está bien. El problema son los escritos que tocan temas más sutiles, más íntimos, más sensibles... como las noveletas rosas, las noveletas que se las dan de eróticas y liberadas y sobre todo, los fanfics.

Cuando leemos, por ejemplo, una novela o fanfic de vida cotidiana donde nos presentan un "modelo de relación ideal" con una mujer abnegada y ama de casa que disfruta ser ama de casa (cosa que no es mala per se), nos identificamos con ese personaje porque es cercano. El problema comienza cuando este personaje que disfruta ser ama de casa se encuentra con un marido controlador y abusivo, que no la deja trabajar, estudiar o salir con sus amigos en paz, pero ella lo justifica dando argumentos como "es que me ama tanto que no quiere que nadie más me vea", "lo hace porque me quiere", "el día que no me pegue me voy a preocupar, porque seguramente tiene otra mujer" y ese tipo de cosas que dicen las víctimas de violencia doméstica para consolarse a sí mismas.

Ese es únicamente un ejemplo al azar, por supuesto. En el mundo de los fanfics raras veces se da una situación como esa, pero sí se dan muy a menudo las mal llamadas "violaciones positivas", o más correctamente "violaciones bajo luz positiva", sobre las cuales ya se ha hablado antes (varias veces) en este blog. La desgracia con este tipo de escritos es que nos presentan la violación en dos vertientes:

1-El simple y llano sexo: A algunas niñas idiotas, seguramente, les  intimida decir "sexo", así que van y dicen algo muchísimo peor: "violación", como sinónimo de sexo. Esto hace que la visión del mundo de sus lectoras (igual de jóvenes e inmaduras) se distorsione y dejen de ver las violaciones como el delito que son, para pasar a ser un sinónimo de algo placentero y deseable.

2-El maltrato físico, psicológico y sexual como muestra de amor: Otras tantas personas igual o más idiotas plantean las relaciones abusivas como relaciones sanas y deseables. En el primer capítulo el personaje "seme" ataca al "uke" y lo fuerza a tener sexo (que el personaje sometido reaccione o no físicamente es independiente de si es forzado o no) y el segundo, ya están viviendo juntos como una familia feliz, cuando en realidad eso nunca podría ocurrir con una víctima de violación. Es ilógico, incoherente y además, hace que las personas asocien el abuso con bienestar a nivel subconsciente, por estúpido que pueda sonar.

Los escritos de este tipo, vienen a reforzar las nociones erradas de una sociedad que solapa el abuso sexual, culpa a la víctima del mismo y con ello justifica al abusador para que siga jodiéndole la vida a más personas, transmitiendo ETS o aún peor... hijos.

Pero dejando de lado este ejemplo (pues únicamente es eso: un ejemplo), recordemos que desde que se inventó la escritura, esta ha sido un medio idóneo para la instrucción y el adiestramiento. Y si no me creen, consulten cualquier libro de historia de la literatura, investiguen para qué se utilizaban las epopeyas griegas en el siglo X a.C. y luego vengan a negarme lo que he escrito: la literatura siempre ha tenido una finalidad didáctica, porque está comprobado de todas las formas posibles que es un medio de difusión de ideas de lo más confiable. Lo que leemos nos influencia y sobre todo, si esto que leemos nos gusta. Y ya que tomaron un libro de historia, por favor pasen a cualquier capítulo dictatorial, pregunten por los libros que quemaron, los libros que permitieron y la ideología reinante. Es más, para más ejemplos, hablemos de La Biblia.

Estamos de acuerdo con que La Biblia es el mayor long seller de todos los tiempos. El libro más leído, más vendido y uno de los que más daño ha hecho en todo el mundo. Y no, no es que yo sea una atea satánica que quiere ver el mundo arde, es que simplemente soy realista: La Biblia es un libro de adiestramiento masivo, un arma ideológica, una estrategia política. Todo eso y más.

¿Alguien recuerda la Edad Media?, esa época que estaba dominada por La Iglesia y a la cual se le llamó "oscurantismo", pues bien, ese milenio perdido para la ciencia fue producto de la manipulación mediática de La Biblia. Las cúpulas de poder la utilizaban para meterle miedo a los fulanos pobres y sacarle dinero a los fulanos ricos. Llevó mil años desafiar esta ideología, crearse un criterio propio y ver más allá de los mensajes difundidos por este tipo de literatura, la cual habla toda sobre sumisión y la bendición que es el vivir bajo el yugo de los reyes, que tienen la bendición de Dios. Además de las innumerables recompensas que habrá en el otro mundo para los "buenos, sufridos, pacientes y sacrificados".

Aún ahora, La Biblia es mal usada como un arma contra los movimientos sociales. Antes fue usada para decir que los negros no tenían alma y debían servir a los blancos. Ahora, para condenar a las personas LGTB+. La gente sigue leyendo y sigue creyendo esas cosas, en lo más profundo de su mente.

Gente. La ficción es simple ficción, sí, pero transmite ideas. La ficción no puede simplemente ignorarse, porque aunque la ignoremos, se queda muy al fondo de nuestra mente y la aplicamos en la realidad. Por favor, hagan un examen de consciencia, busquen sus referentes ficticios (libros, fanfics, cómic, manga, anime, videojuegos...), busquen los temas sobre los que giran estos. Evalúen la forma en la que l@s han influenciado, examinando detalles, pensamientos, trozos de conversaciones. Se darán cuenta que toda su filosofía de vida la han sacado de la ficción a la que se han visto sometid@s.

Yo crecí viendo Xena en la t.v., la Mujer Maravilla, Mulan, entre otras cosas que mostraban mujeres que rompían los paradigmas de la época. Las primeras lecturas que me interesaron, hablaban sobre sueños, libertad y motivaciones, independencia. Los primeros anime que vi, tomaban muy normal el tema de la sexualidad LGTB+ y presentaban chicas fuertes, soñadoras y luchadoras. Hoy día, sigo apreciando las mismas cosas en mis ficciones. E incluso más, pues mi criterio se ha nutrido con realidades que superan algunas de estas ficciones. 

Somos lo que leemos. Somos nuestras ficciones. No lo olviden.

Con esto me despido. Buenas noches.

domingo, 9 de agosto de 2015

El heterosexismo en el Boys Love


Quizá no tod@s estén familiarizad@s con el término "heterosexismo", pero al describirlo se darán cuenta que es nuestro pan de cada día. El heterosexismo es un cúmulo de comportamientos que según normas y reglas sociales, perpetúan la binarización de los géneros (hombre y mujer), sus roles según el género y la invisibilización de las orientaciones sexuales diferentes a la heterosexual. Y ahora seguramente se preguntan, ¿cómo puede haber heterosexismo en un género netamente gay?, pues sí lo hay y mucho.

La inmensa mayoría de las obras ficticias Boys Love son heterosexistas, pues aunque en apariencia nos presentan a dos hombres, en realidad la dinámica de su relación e incluso los roles de género son los típicos de una relación heterosexual, en la cual tenemos a un hombre (representado por el seme) y a una mujer (representada por el uke), los cuales fueron puestos allí de forma más o menos consciente por las respectivas mangaka.

Teniendo en cuenta los orígenes del género BL, no es nada extraño que se de esta semejanza entre un "uke" y una mujer, pues "uke" que inauguró el género, en efecto, fue concebido como una mujer, pero cuando Censura-chan atacó, ella se convirtió en él, estoy hablando de Gilbert de "Kaze to ki no uta", por supuesto. Pero este fenómeno debió quedar olvidado hace ya varios años, pues fue muy anterior a la aparición del verdadero YAOI (el sin punto, sin clímax y sin sentido), reinante en los 80's y 90's, desatado por una horda de fangirls que vieron entre los chicos de los anime shounen algo más que simple camaradería y comenzaron a preguntarse... "¿qué pasa con todos estos adolescentes hormonales, juntos y sin mujeres cerca?", de lo cual surgieron los doujinshi porno que popularizaron el género. Pero este no es un post sobre la historia, me he ido por las ramas.

Como decía, en el BL, 9 de cada 10 manga tienen muy marcados los roles "seme" y "uke", los cuales pertenecen ya no a un papel meramente sexual, que se determina dentro de la alcoba (o en el ascensor, la cocina, el callejón...), si no como un verdadero estereotipo de personalidad, en el cual, el "seme" es un completo "macho de pelo en pecho, dominante, proveedor, penetrador, frío, hipersexuado y siempre dispuesto a abusar de su autoridad" (el ideal machista de hombre), mientras que el uke es un "chiquillo pequeño, delgado, alegre, dulce, sumiso, penetrado y sometido a la autoridad de su pareja de turno" (el ideal machista de mujer), lo cual ayuda a reafirmar y perpetuar lo roles de género tóxicos y heteropatriarcales en la mente de las mujeres que leen el género, porque, chicas, ¿con quienes se identifican más ustedes?

Volviendo al tema, el Boys Love se desprende de una sociedad muy rígida, conservadora, machista y heterosexista (sí, los japoneses lo son) y está diseñado para adiestrar a las jóvenes mentes, vulnerables a la imitación y perpetuación de patrones de comportamiento obtenidos de sus fuentes de entretenimiento (¿alguien se ha fijado en los valores que promueven los shounen y la dinámica de los shoujo?), por lo cual no es extraño encontrarlo en el contenido japonés, pero... ¿qué ha pasado en occidente?, las chicas occidentales, sobre todo las adolescentes, se han encargado de perpetuar estos cliché de género, a través del material producido "por y para fans" (fanfics, fanarts, etc.), a tal punto de deformar la personalidad original de los personajes para hacerlos encajar en los estereotipos heterosexistas que nos ha vendido Japón, a tal punto de ya no ver una relación homosexual entre dos hombres, si no la relación entre una mujer con pene y un semental, macho pecho peludo.

Esto, además de la correspondiente distorsión de la visión global del lector o lectora, distorsiona y se vuelve el cáncer que envuelve los fandoms, pues de la nada vemos a Sanji comportándose como un "ukecito kawaii y adorable que se deja violar por Zoro", cuando el personaje se la vive maldiciendo a Zoro y le sería jodidamente fácil patearle los huevos, dejarlo en la enfermería con Chopper un rato y huir de allí, así como a Zoro haciendo las de "seme macho violador", cuando él de por sí es un personaje reservado y hasta cierto punto, asexual, que además se la pasa peleando/ofendiendo a Sanji y está más interesado en hacerle un San-to-ryu que un oral. Con esto no estoy diciendo que estoy en contra de la pareja, incluso la shippeo, pero estoy jodidamente harta de ver a dos personajes fuertes y masculinos que están al mismo puto nivel en todo, absolutamente todo, según Eichiro Oda, convertidos en un burdo estereotipo heterosexista de la relación machista perfecta. Simplemente NO.

Y así como sucede en One Piece, con una de mis parejas favoritas, sucede con muchísimas más a lo largo de todos los fandoms. Todo personaje popular corre el riesgo de ser reducido a un "seme-macho-violador" (como si esto no fuera de hecho, un delito) y a un "ukecito kawaii inocente", llegando al extremo de que el "uke" parece ni siquiera saber para qué mierdas tiene el pene pegado entre las piernas. Otro problema de estos roles de género distorcionados y pegados a aquellos que supuestamente deberían tener más "igualdad sexual". El seme es el tipo super-experimentado en el sexo (como todo buen hombre machista) y el uke es un virginal jovencito, carente de deseos sexuales y/o malicia (adivinen: el ideal machista de la buena mujer).

Y como el artículo se me está extendiendo demasiado y el tema va para laaargo, mejor corto el rollo aquí. ¿Y ustedes, querid@s visitantes del blog? ¿Alguna vez habían visualizado esto? ¿Creen que estoy exagerando? ¿Se habían siquiera detenido a pensar sobre el tema?, les dejo de tarea que respondan las preguntas. Yo me voy a dormir.

Nos vemos otro día.

martes, 4 de agosto de 2015

SI NO TE GUSTA, NO LEAS

Acá traigo otra entrada de Anne Scarlet, con la que no estoy completamente de acuerdo, pero ella me pidió subirla y en este blog respetamos la libertad de expresión. Así que... ¡adelante!

“SI NO TE GUSTA, NO LEAS”


Cierto día conversé con una amiga fanficker cuya queja principal fueron los comentarios recibidos respecto a la trama de su nuevo fanfic: “¿Es que los lectores no se fijaron en la advertencia en negrita y mayúscula: Si no te gusta, no leas?”. Mi respuesta en ese momento fue: “Hay lectores de todo tipo y como mi abuela solía decir: Cada cosa tiene su lugar. Cada oveja con su pareja. Cada tema con su experto y cada tontería tiene su pendejo”.
Si algo caracteriza el mundo del fanfiction es la presencia de dos elementos esenciales: la diversidad y la libertad de expresión. El fanfic es subversivo porque se sale del contexto de la obra original para nutrirse con los excesos imaginativos de los fans, lo cual, en los importantes círculos literarios del fandom causa polémica porque sale del canon o rompe las reglas de lo que se considera popular y “aceptado”. Entonces la advertencia: “Si no te gusta, no leas”, toma fuerza y se convierte casi que en un lema de uso obligatorio para algunos autores.
¿Por qué un autor decide usar esa advertencia? Simple, para evitar que el lector tenga una apoplejía múltiple mataneuronas cuando lea el fanfic. La mayoría de los casos obedece a dos factores, sensibilidad del lector y madurez del autor:
-Sensibilidad del lector: Ocurre cuando el autor, en un ataque de bondad hacia sus lectores, quiere advertir que el contenido del fic puede herir su sensibilidad, en otras palabras va a encontrar aspectos poco agradables en el fanfic respecto al contenido.
Si la página donde comparte sus escritos lo permite, es posible que utilice etiquetas para alertar: “Incesto”, “Violencia”, “Lenguaje Obsceno”, “Muerte de un personaje” y además, añaden un enorme: “SI NO TE GUSTA, NO LEAS”, para señalizar a los lectores que si buscan una historia rosita pastel, pueden estar en el lugar equivocado. Ocurre también con las parejas que prefiere el fandom, a veces la pareja del fic suele ser la menos popular o un verdadero crack nada aceptado. También se usa cuando hay OoC o posibles OC.
Muchas veces, ocurre que los lectores se saltan las advertencias, entonces viene el daño neuronal severo cuando encuentran sorpresas que pueden no gustarles y comienzan los enfrentamientos nada amistosos en la sección de comentarios. Ojo con esto, a ningún autor le gusta que le hagan reclamos por algo que ya estaba anunciado, como dice el refrán: Soldado advertido no muere en guerra. Es una falta de respeto que si el autor anunció, por ejemplo m-preg, en un comentario le reclamen porque X personaje masculino se ha embarazado y quien realiza el comentario queda como un tonto despistado que no sabe en lo que se metió.
-Madurez del autor: El autor, que tiene dificultades para aceptar críticas constructivas o que no tiene idea de cómo responder a los lectores que están en desacuerdo, se escuda en “Si no te gusta, no leas” como mecanismo de defensa, nada racional, para justificar su falta de madurez o proteger su narcisismo, ya que le cuesta aceptar que no es una vaca sagrada y que a juicio de los lectores su fanfic tiene falencias.
Se necesita tener mucha tozudez para ponerse a discutir con un autor inmaduro porque no tiene intención de cambiar y la mayoría de las veces piensa que si otros lo leyeron y lo alabaron sin quejarse, la culpa la tiene el que está criticando porque no puede aceptar la “libertad de expresión”. Ojo, en este caso el que queda como tonto es el autor, que a falta de argumento para sustentar sus debilidades o aceptar su condición de humanidad imperfecta decide zanjar la discusión con un diplomático: “¿Para qué lo leyó si no le gustaba?”
También existen autores que no ponen advertencias de ningún tipo.
Mis queridos fanfickers, en cuestión de gustos no hay disgustos. Y así como hay un variado número de géneros literarios y público para cada uno de estos, existe diversidad en el fanfic y lectores interesados. Hay lectores exigentes que buscan calidad y no van a perder el tiempo leyendo un fanfic basura o con temática que no les gusta, pero también hay lectores mediocres que se conforman con lo que escriben los autores mediocres. Existen lectores novatos que todavía no saben lo que quieren, y lectores arriesgados que se dejan envolver por la trama aunque no sea el fandom o género literario de su preferencia. Cada uno de esos lectores tendrá sus escritores favoritos y seguirá sin falta las actualizaciones de las historias que les gusta leer.
Desde mi rol lector, recomiendo que antes de leer un fic lean bien la sinopsis, tengan en cuenta las notas del autor y las etiquetas para evitar un daño neuronal severo a causa de las discusiones con el autor cuando el fic no resulta ser lo que esperan. Pregúntense, ¿Si no me gusta X factor, vale la pena leer el fic?, si la respuesta es positiva, adelante y vayan a llorarle a su mamá si el resultado no es lo que esperaban, pero si la respuesta es negativa no pierdan el tiempo y emigren.
Algo que me agrada de internet es la posibilidad de cambiar si algo no me agrada, simplemente lo abandono y busco algo que si me agrade. En alguna parte de la página visitada encontraran un botón con una X para cerrarla, no teman dar el salto en lugar de torturarse leyendo un escrito o discutiendo con un autor, o su séquito, por algo que posiblemente no va a ser enriquecedor, pero, como para gustos, colores, no va a faltar el que sin que se lo pidan arme jaleo y drama porque es toda una dramaqueen.
“Si no te gusta, no leas” es una advertencia que acude a la lógica, si tienes más de dos dedos de frente sabrás que no debes tomarla a la ligera.

Qué tengan una feliz y placentera lectura,
Anne Scarlett.

miércoles, 29 de julio de 2015

Ship Wars: las batallas campales de los fandoms



¡Hola!, para quienes no estén familiarizad@s con el tema, el término "ship war" hace referencia a la acción de pelear por cuál es la mejor pareja del fandom. Y es un fenómeno que no sólo se da en yaoi, que quede claro.

Yo soy una persona multishipper, es decir, me suelen gustar muchas parejas de un mismo fandom y para un mismo personaje. En Hetalia, donde los personajes son países, soy de las que gritan idioteces como "¡Pangea!" "¡Orgía mundial!", porque tengo muy pocas ships que no me gustan (El PruHun y las combinaciones de la FACE/CAFE family que no sean FrUK), así que aunque veo las ship wars, realmente no las entiendo por completo. Pero el tema no es el multiship, si no lo contrario, las ship wars, que a veces parecen guerras más temibles que la primera y segunda guerra mundial juntas.

Este fenómeno suele darse en muchos fandoms y hacer el ambiente bastante hostil a veces. Los fandoms que he observado son más notables con este tema son los de Naruto, Free! y Hetalia, seguramente por la enorme cantidad de personajes y parejas que pueden armarse, tanto en yaoi, como en hetero o incluso yuri (sobre todo en Naruto y Hetalia. Este último con el plus de que la misma pareja puede estar en todas las variantes, sumando zoofilia, mochifilia y todas esas cosas). 

En lo personal me parece algo bastante absurdo, pues las fans suelen ofenderse mutuamente por una simple pareja e incluso he visto a quienes llegan al extremo de hacer ciberbullying bastante hardcore a personas que rolean una pareja que no les gusta, al grado de ofender gente, cerrarles cuentas y acosarlas por diferentes redes sociales sólo para ir y tirarles mierda por tanto tiempo que he visto casos donde la persona acosada rompe todo contacto con el mundo virtual.

Sinceramente, estoy de acuerdo con que no todas las parejas nos agradan y de hecho a veces, muchas veces, es realmente odioso encontrar material de ellas cuando uno busca algo de su OTP, pero, ¿por qué no simplemente ignorarlo?, ¿cuál es la necesidad de ir y tirarle mierda a la gente por tener un gusto diferente al tuyo y totalmente inofensivo para la sociedad?, digo, a nadie le afecta si shippeas RinHaru, MakoHaru, SouRin o SouMakoRinHaru, o si shippeas SasuSaku, SasuNaru, NaruSasu (que el fandom suele o solía considerarlas parejas diferentes, y también había ship wars por la posición activo/pasivo de Naruto o Sasuke), o cualquier otra pareja. Podrías shippear algo completamente crack como RinSasu (crossover, además) y eso sigue sin afectar al mundo.

A veces creo que la gente simplemente tiene una inmensa necesidad de eliminar lo que es diferente, así sean parejas ficticias o el matrimonio homosexual. No lo sé, ¿será el sentimiento de superioridad?, a veces sólo me dan ganas de decirles: "recapaciten, recapaciten o me compraré ropa (?)", porque en serio, pelear por una pareja ficticia es una de las cosas más absurdas del mundo y lo único que logra es generar un ambiente tóxico en los fandoms y amargarle la vida al mundo.

¿Y ustedes qué piensan sobre las ship wars?

martes, 28 de julio de 2015

Misoginia en el Boys Love



Bien, este tema surge a raíz de algunos comentarios que recibí en Wattpad, en el capítulo 8 de Descendiente de la Oscuridad, pero es algo de lo que ya he visto, leído y escuchado mucho.

¿Cuántas veces no se han topado con esto mismo?, expresiones como "esa zorra debería morir", "odio a esa perra porque se mete entre mi OTP", "no deberían existir las mujeres en ese universo", siendo que el personaje femenino en cuestión sólo es culpable de SER EL INTERÉS AMOROSO de uno de los personajes que la "fujoshi" desea shippear en yaoi.

La mayoría de veces, este personaje femenino ni siquiera sabe que el personaje masculino tiene "queveres" con otro en los fanfics. Este personaje femenino suele ser su pareja o interés romántico CANON, con quien se espera que "fulanito de la OTP" se quede en la historia original.

Sé que los fanfics están para hacer nuestras propias fantasías realidad. Vamos, yo escribo fanfics principalmente por eso y también sé que nadie es monedita de oro, como dicen en mi pueblo. Cada quién es libre de que le guste o no cualquier personaje, pero cuando el personaje comienza a molestar sólo porque es mujer y "arruina el yaoi", chicas, ya tienen un ENORME problema.

Nosotras, las amantes del Boys Love (BL) y el slash, somos mayormente mujeres. El género está hecho por y para mujeres (principalmente el BL) y la mayoría somos hetero o al menos bi, ¿me pueden explicar de dónde putas se sacaron que ser mujer es malo o que la mujer es "una puta zorra que debe morir porque se metió entre mis hombres favoritos"?

Veamos, les pongo el caso: Imagina, lectora, que tú tienes un novio al que amas desde hace mucho tiempo. Él te ama o al menos dice amarte. Tú te acuestas con él,, viven juntos, se casan, cosas normales de parejas. Es tu vida. Te casaste y cumpliste tu sueño de estar con tu hombre ideal. En el día de tu boda ves llorar a su mejor amigo y cuando preguntas, te das cuenta que ellos dos mantenían una relación a tus espaldas.

¿Eres puta por acostarte y casarte con tu novio? ¿No es él el puto cabrón de mierda que quería jugar a dos bandas? ¿Mereces morir por casarte con tu prometido y destruir su coqueteo con otro? ¿Y si en lugar de su mejor amigo, es su mejor amiga? ¿Sigues siendo una zorra, aunque seas la víctima de un engaño?

Pues quienes crean que sí, son unas idiotas sin remedio.

La verdad yo no comprendo cómo se puede ser tan misógina siendo mujer, tan machista siendo mujer. ¿Por qué sólo juzgar a la mujer y condenarla cuando es inocente?, por favor, un poco más de empatía con el género al que perteneces. ¡Y de sentido común!, que después dicen que las fujoshi estamos locas.

Yo amo el yaoi, el slash, lo gay y todo lo demás, pero también amo a ciertos personajes femeninos. Yo misma soy una mujer heterosexual. ¿Por qué bullearía a una colega, de mi mismo género e inclinación sexual, aunque fuera un personaje ficticio?

¡Basta de las rivalidades idiotas entre mujeres!, estas suelen estar sustentadas bajo principios machistas que nos quieren separadas, porque contra nosotras unidas, chicas, nadie puede. Así que dejen de apedrear inocentes y aprendan a leer entre líneas, a analizar de forma crítica todo lo que leen y aprendan un poquito más cada día, que los fanfics serán diversión, pero todo escrito lleva un mensaje y hay que saber captarlo.