sábado, 11 de junio de 2016

LBGT en cómics

Esos olvidados del fandom


Estas semanas, el mundo comiquero se encontró con dos noticias de parte de DC y Marvel. La primera, decidiendo poner al Dr. Manhattan como el creador de su nuevo universo, y la segunda decidiendo que el Capi fuera un agente de HYDRA desde siempre, en un plot twist que seguramente sufrirá un retcon tarde o temprano. Por otro lado, y siguiendo la moda de darle una novia a Elsa, twitter tuvo un nuevo trendic topic con #GivesCapAmericaABoyfriend. Y ésa es la razón por la estoy escribiendo esto.
Primero que nada, aclaremos: no tengo nada en contra de la comunidad gay. Estoy totalmente a favor de la inclusión y la visibilización de las minorías, quiero ver a un héroe gay en el cine. Lo apoyo. Pero no estoy a favor de darle un novio al Capitán América (incluso siendo —en lo que consta al MCU— una shipper Stucky hasta la muerte). Expliquemos esto, por partes.
Primero, no me gusta la exigencia que ponen en sus demandas, sin pensar —y hablo como escritora aquí— en lo que los que diseñaron el personaje quieren. Si fuera un caso de desarrollar un personaje hasta que descubra su sexualidad, estaría totalmente a favor. Funcionando el MCU como funciona, cambiar repentinamente la orientación sexual de alguien sería forzado a rabiar. Más que Spidey en Civil War.
Segundo, y hablando de “cambiar orientaciones”. Aquí, en el colectivo LGBT se defiende que la orientación sexual no puede ser elegida, por lo tanto, no puede ser cambiada. No hay elecciones, somos lo que somos. Sin embargo, estamos exigiendo un cambio total de la orientación de un personaje ya establecido desde la primera película (vamos a remitirnos sólo al MCU), y que, considerando que este personaje nació en 1940, su sexualidad habría tenido peso en la trama y en su manera de ver el mundo. Porque si algo es el Cap, es un asiduo defensor de sus creencias, de lo que cree correcto, y lo habría defendido. No sólo eso, si asumimos que la sexualidad puede ser cambiada de manera tan fácil, estamos admitiendo que cualquiera de nosotros, nosotros los gays, bisexuales, transexuales, podemos ser fácilmente cambiados a heterosexuales. La sexualidad no funciona así. Y puede que esté exagerando y que lo tome demasiado en serio. Si Marvel se anima y un buen guionista nos explica el porqué —de repente y de la nada—, Steve Rogers es gay, lo aceptaría... aunque seguiría siendo metido con calzador para agradar a las masas.
Y hablando de las masas, he escuchado mucho el argumento de queremos representación. Y esta es la verdadera razón de este artículo. Queremos representación en los cómics (que es de dónde salen estas películas de superhéroes, que es la razón por la que estas películas existen). Muy bien. Pues la tenemos. No es mucha, a veces se les olvida, están relegados —exactamente como muchos gays en el mundo—, y son ignorados por la propia comunidad que exige representación, la propia comunidad a la que representan. Personalmente, no voy a luchar ni apoyar una campaña para cambiar la sexualidad de un personaje, no lo haré. Porque creo que es el camino más fácil, volver gay a alguien que ya es un icono. Eso es fácil, no necesitas construir nada ni convencer a nadie de nada, el Capi nunca dejará de ser un icono. En cambio, prefiero apoyar a los que llevan luchando con su sexualidad y las consecuencias de ella —ya saben, como en el mundo real—, por años antes que sean completamente olvidados o sólo sacados de la manga cuando alguna ley esté en boga. Y éste es el propósito de este artículo, dar a conocer un poco a esos grandes olvidados —algunos más que otros—. Espero ver algún día en twitter, un tendric topic que sea algo parecido a #QueremosANorthStarComoLíderDeLaPatrullaX, o algo como eso.
Empezamos la —tristemente— no tan larga lista.

El largo tiempo en el armario. Northstar (Jean Paul Beaubier)

Años atrás, cuando las líneas de cómics de Marvel no se mezclaban tanto como ahora, nació Jean Paul Beaubier, conocido como Northstar, un mutante miembro de Alpha Flight. En 1983, uno de los guionistas trató de incluir un mutante gay en Alpha Flight, dado el poco desarrollo que tenían los personajes y considerando que estaba muy a tono con la época y Jean Paul fue el elegido. En ese momento, ninguno de los miembros de Alpha Flight tenía suficiente trasfondo y el argumento —la oculta sexualidad de JP— podía ser defendido. Sin embargo, el código de cómics le impidió hacerlo, además que el editor en jefe de Marvel de esa época prohibió expresamente tener un personaje gay. Así las cosas, Jean Paul se quedó en el armario, con su sexualidad puesta sólo en subtexto y vagas insinuaciones. Los editores volvieron a intervenir cuando Bill Mantlo trató de escribir una historia en la que Jean Paul enferma de SIDA —muy acorde a la comunidad homosexual de los 80's—, pero se cambió haciendo que la enfermedad de JP fuera de índole mágico (causando esa frase de Peter David “no era gay, sólo era un hada” XD!). Y así pasaron los años hasta que en 1992 finalmente Soctt Lobdell tuvo la autorización para hacerlo gay.
A pesar de la impactante revelación, su homosexualidad no tuvo mucha luz excepto en algunas historias, y comparado con los romances de sus contra partes heterosexuales, JP no tuvo un sólo novio por años. Northstar ha sido un secundario en las páginas de X Men, con un poco más de visibilidad a partir del 2000, el que no sólo tuvo un crush por Iceman, también se enfrentó a dos adolescentes mutantes, uno homofóbico y otro un joven gay confundido. El camino del primer personaje gay en Marvel terminó con un final feliz, cuando se casó con Kyle Jinedu  —su novio por algunos años— en las páginas de Astonishing X Men, en una gran boda celebrada por todo el universo Marvel. Y vendida, por supuesto, como tal. Lamentablemente, después de los números siguientes a la boda, Northstar ha regresado a su papel de secundario. Muy, muy secundario, lo que indica que aún queda un muy largo camino para que la comunidad LGBT tenga un lugar estable en el universo comiquero.
Jean Paul y Kyle, el día de su boda. Kyle es el moreno.


Si quieren leerlo, pueden encontrarlo por aquí —no voy a poner links, busquen—:
- Alpha Flight #106 (revelado al mundo como homosexual).
- Uncanny X Men (392 en adelante).
- Astonishing X Men (43 en adelante).

Los jóvenes al poder. Wiccan y Hulking.

En el 2005 estos dos chicos aparecieron en las páginas de Marvel, en la colección Young Avengers. Wiccan, Billy Kaplan, uno de los gemelos perdidos de Scarlet Witch —larga historia—, y Hulking, el hijo de Mar Vell con una princesa skrull —otra larga historia—. Si Jean Paul fue una larga lucha para poder confesar su homosexualidad al público, estos dos fueron creados así desde el principio, aunque en los primeros capítulos no se mostraba tan directamente. Su “salida” no fue para nada dramática, puesta sólo en una viñeta en la que sus amigos bromean. Dado que todos ellos son adolescentes, quedó bastante bien y sin nada de dramas.
Wiccan, de rojo, y Hulking de... verde.
Ambos son jóvenes, enamorados y actúan como una pareja —adorable—, con sus discusiones y su romance adolescente. Son monos, vaya. A pesar de todo, y a pesar de ser la única pareja estable en el grupo, tuvieron que pasar unos años hasta ver un beso de ellos porque así de tolerante es la industria, tan tolerante que después que su relación se revelara, los lectores acusaron a Young Avengers de promover el estilo de vida gay (?), perdiendo varios lectores incluso aunque apenas se tocaban por esos números. Considerando eso, no es de extrañar que tomen con pinzas el mostrar cualquier gesto de afecto homosexual. Al menos, ellos dos no fueron olvidados, y entre terceros en discordia y los habituales cambios de guionistas, han hecho su camino hasta ser parte de los New Avengers.

Lista de cómics -que por cierto, algunos son muy buenos cómics, por aquí.
Young Avengers Vol. 1
Young Avengers. Childrens Crusade.
Young Avengers Vol 2.
Nuevos Vengadores Vol 1
Young Avengers & Runaways.

Jóvenes al poder x2. Xavin y Karolina.
Las primeras chicas en la lista vienen de la mano de Runaways y del genial Brian K. Vaughan, escritor de la galardonada Y, The Last Man, Ex Machina, entre otras. Runaways es un soplo de aire fresco en Marvel, por varios arcos lejos de las principales cabeceras y de los enredos del mundo Marvel, y tal vez por eso, enteramente disfrutable. Trata de un grupo de chicos que descubren que sus padres son súper villanos y —como bien dice el nombre— huyen.
Entre ellos tenemos a Karolina Dean, la chica rubia del grupo —un alien, en realidad— que todos ven como a la típica niña fresa y que se declara lesbiana, y a Xavin, un super skrull en entrenamiento, prometido de Karolina, y a quien ella rechaza porque no le gustan los chicos. Pero Xavin, al ser un skrull puede cambiar de hombre a mujer y en las páginas de Runaways no encontramos sólo su romance con Karolina, sino su confusión por el género —él cambia por amor a ella, al principio—, sus cambios de chico a chica que generan discusiones entre ellas, y que le confunden porque no sabe quién es realmente. A todas luces, Xavin en una representación de un transexual, aunque puede cambiar de género más fácil que ellos, claro está. Han seguido estando en Marvel, dentro de la Secret Invasion y la Civil War, pero ya no tienen una colección, sin mencionar que ciertos guionistas decidieron quitar a Xavin del camino. Qué lástima.
Karolina, Xavin y Xavin



Lista de cómics:
Runaways, todos los volúmenes.
Runaways & Young Avengers.

Sobre padres e hijos. Daken.
Daken Akihiro apareció en las páginas de Wolverine, como el hijo biológico de Logan e Itsu (una mujer japonesa con la que Logan se casa y es feliz durante un corto tiempo), bajo el cuidado del villano Romulus desde muy temprana edad. Como su padre, tiene garras, un factor curativo muy rápido y un extra de feromonas que usa a placer. Daken es uno —sino el único— personaje bisexual que fue presentado enteramente como un villano —lo de Deadpool no me lo creo mucho, Deadpool es una broma y era hetero en sus primeros cómics—. Creo que esto es importante, porque los gays son relegados a ser buenos y no tener más de una pareja, siempre tratándolos de la forma más políticamente correcta, siempre tratando de no asustar demasiado al público, ni de ganarse odios de ningún tipo. Daken tumba todo esto. Él es malo, con un odio acérrimo ante su padre y su cuidador, Romulus, con pocos o ningún escrúpulo y uno de los primeros personajes bisexuales en obtener su propio título, un tipo acostumbrado a usar su atractivo y el sexo como un arma, y que no tiene problemas en ir de una a otra acera. Si eres un chico gay, tu madre no querrá que se lo presentes como novio, ni tú tampoco querrás presentarlo, podría acostarse con tu madre.
O podría matarte. Eso también.
Aunque fue precisamente esta característica irreverente (la irreverencia aún está vetada para los miembros LGBT en cómics) lo que le gano críticas y bajó las ventas. El título fue cancelado —era uno de mis favoritos— y no hay más de Daken a la vista —está muerto, pero todos sabemos que nadie muere en realidad en los cómics... excepto el tío Ben—. Pero Daken, en el poco tiempo que estuvo en pantalla, tuvo mucha más importancia que muchos y estuvo en el centro de Dark Reing y Siege, lo que al menos es un avance. 

Para encontrarlo, por aquí:

Wolverine Origins.
Wolverine 75 al 90 (Dark Wolverine)
Dark Avengers.
Dark X Men.
Daken 1 al 23.

Una larga historia de amor. Rictor y Shatterstar.
Corrían los años noventa, esa época de mallas divertidas y pelo largo, y moda disco y en las páginas de New Mutants —liderados por Nathan Summers, Cable— aparecía llegado del Mojo World, un mundo cien años en el futuro, Shatterstar, para pedir ayuda a los X Men.
Las cosas se torcieron un poco y Shatterstar se quedó en la tierra 616, como parte de X Force, equipo en el que conoció a Rictor, Julio Ritcher, mexicano y antes un miembro del X Factor original (un muy secundario miembro). Durante años, ambos mantuvieron una amistad bastante ambigua, dado que Shatterstar es asexual al principio y no entiende los sentimientos ni costumbres humanas. Criado como un guerrero, pasaron años desde que sus incipientes sentimientos —preocuparse por casi matar a Domino— fluyeran a una vía romántica y sexual, y pasaron años en los que el fandom especuló sobre ambos y los guionistas le dieron vueltas a su relación, sin atreverse a dar el gran paso, hasta que en el renovado X Factor de Peter David —alabada sea su alma— se encontraron y dejaron de dar vueltas en círculo sobre una amistad que hace mucho había sobrepasado el término, pero que nadie se atrevía a dejarlo claro.
Con todo eso, Rictor —bisexual, sin poderes después del Día M y con demasiada mala leche en el cuerpo... no sean mal pensados, que es una jerga para mal humor—, y Shatterstar —sentimientos y gustos sexuales recién descubiertos, demasiado honor y espíritu guerrero y referencias a películas—, no tienen lo que se llama una relación típica. Deben ser los primeros en mostrar una relación abierta, e incluso discutirla en las páginas de X Factor, con Star dispuesto a “conocer” a la gente y queriendo como guía a Rictor —y esa es una forma amable de decir que quería acostarse con quien quisiera y luego volver con Rictor... o compartirlos con Rictor, que todo vale—. A pesar de eso, ellos siguen juntos, con sus inseguridades puestas en el papel, sus dudas, los celos... tengo que confesarlo, pocas cosas me han hecho tan feliz leyendo cómics que cuando se besaron por primera vez, allá en 2009, un beso que fue celebrado por una parte del fandom y condenado por la otra, PAD llegó a recibir cartas amenazando con dejar de leer el cómic si no se deshacía o se especificaba que uno de los dos era mujer... tan tolerante la gente, e incluso Rob Liefeld amenazó con "desgayizar" a Star si alguna vez volvía a escribirlo. Amenazas encima, Peter David siguió su camino sin escuchar y Rictor y Shatterstar siguieron siendo parte del team, hasta que todo el equipo dirigido por Madrox llegó a su final, años más tarde. Actualmente, igual que varios de sus compañeros, están desaparecidos en los cómics,  aunque su última aparición da pie a que regresen... si es que alguno los recuerda. ¿Pido un tag de #GiveUsRicStar? Amaría verlos otra vez.


Revisen esto, si quieren conocerlos.
X Force.
X Factor -a partir del #45, pero lean desde el volumen 3 -inicio de la era moderna con Madrox de líder y Peter David en el guion, que X Factor fue de las más largas, estables y mejores colecciones del universo X.

Chicas al poder. Batwoman.
No leo mucho DC, pero en 2006, Kate Kane, Batwoman se declaró lesbiana. Tengo que decir una cosa aquí, este cambio de sexualidad a lo loco me parece una trampa... DC lo hizo con Kate y Alan Scott, el original Linterna Verde, aunque la excusa de universos alternos, nuevos reinicios, no son los mismos de siempre... funciona lo suficiente. Lamentablemente, tuvo un final accidentado, porque a pesar que durante años tuvo una novia, cuando los escritores planeaban casarla, DC les impidió llevar la boda a cabo (alegando que los superhéroes no pueden tener finales felices... eso es mierda, DC). Ambos encargados del título renunciaron (esto pasó en 2013, hace sólo tres años, y un pequeño revuelo que lamentablemente no tuvo la fuerza necesaria para obligar a DC a cambiar de opinión). El título fue cancelado en el 2014 y así perdimos a la batichica lesbiana. Tres años atrás, cuando a pesar que los superhéroes ya estaban en el cine, a nadie más que pequeños colectivos les importó tan vil término de la serie y tal oposición a mostrar a dos mujeres casándose. Well done, world.




The world finest couple. Apollo y Midnighter.
Eran los fines de los noventa, 1999 o 1998, y en una de esas editoriales no tan conocidas, un nuevo escritor aparecía para renovar un viejo título. En Wildstorm, Stormwatch llevaba años en carrera, con no tan buena fortuna, hasta la llegada de Warren Ellis. No entraremos en detalles, sólo en la pareja que nos concierne. Muchos dices que Apollo y Midnighter son las versiones gay de Superman y Batman y aunque tienen reminiscencias, tratarlos sólo de eso me molesta un poco. Tampoco hablemos de eso.
Apollo y Midnighter son dos hombres modificados genéticamente, uno conocido como el Dios Sol y el otro, el Portador Nocturno de la Guerra. Ambos violentos —Midnighter mucho más—, dispuestos a lo que sea por lograr un mundo mejor, y ambos enamorados por años, casados y con una pequeña hija a la que adoptaron.
Ellos se casaron el año 2001, en una ceremonia que no fue ni celebrada ni vendida —como su contrapartida marvelita— y que causó que DC —ahora dueño de Wildstorm— se peleara un poco con Mark Millar. Durante años, fueron la primera y única pareja gay casada en los cómics, y su estatus se mantuvo así a través de años, malos y buenos guionistas (entre los que tenemos al buen Ed Brubaker, el responsable de resucitar a Bucky e indirectamente responsable de todo el shippeo Stucky. Gracias, Bruba.).
2001. Claro que, en esos momentos, nadie tenía twitter y ellos pasaron desapercibidos para la gran mayoría, excepto los que leían la colección —The Authority—, actualmente un cómic de culto. Sus aventuras siguieron hasta que el mundo Wildstorm terminó en un gran apocalipsis, uno de los más tristes y en el caso de Apollo y Midnighter, el más trágico y romántico arco.
Ellos han sido héroes, dictadores, gobernadores del mundo, y asesinos, pero al largo de todos esos años, han sido una pareja de esposos que se preocupa el uno por el otro, sobrellevando peleas, separaciones, críticas religiosas y la oposición a su paternidad sobre Jenny, la pequeña a la que adoptan.

En los últimos años, aparecen en las páginas de DC, como parte del universo New 52, luego que DC decidiera unir los universos de Wildstorm y Vértigo con el suyo. Sin embargo, a pesar de seguir siendo gays, parece que DC sigue teniendo problemas con las parejas establecidas y ellos dejan de estar casados, dejan de tener una hija adoptada y Apollo medio desaparece del foco para dar pie a una serie en solitario de Midnighter, anunciada como una forma de conectar con la comunidad gay. Porque, por supuesto, tener un perfil en una red social, tener peinados estrambóticos y recordarle al mundo cada cinco minutos que eres gay, es mucho más gay que estar casado, tener una pareja estable y pelear con todo un país por la custodia de tu hija. Por supuesto —nótese el sarcasmo allí—. Las épocas doradas de The Authority no volverán, pero espero que el espíritu de Apollo y Midnighter, esa rara pareja que estaba junta en cada universo y que nunca dejó de amarse, regresen al universo DC y podamos verlos juntos otra vez. En este caso, espero que el amor termine ganando. #LoveWinsInTheEnd, DC.




The real queerbaiting. Mystique. 

No quería incluir a Mystique porque, aunque es bisexual, se le ha visto muy pocas veces -o nunca- con parejas mujeres. Pero lo hago por una sóla real. El queerbaiting del que tanto he escuchado hablar. De parte de BBC por no hacer a Sherlock y John gay. De parte de Marvel por no hacer canon el stucky. Bueno. Aquí hay un caso verdadero de queerbaiting. En los cómics, Mystique es bisexual, como Jean Paul, durante largo tiempo nunca se mencionó en realidad, sólo habían escenas con el amor de su vida (una mutante llamada Destiny), sin que nadie dijera nada o se atreviera a poner las cartas sobre la mesa. Tampoco tuvo una "salida", ni mucho menos. Simplemente, hubo un cómic que confirmó las sospechas. Mystique y Destiny siempre fueron pareja, incluso criaron a Rogue juntas. Pero Fox eligió volver a Mystique la tercera rueda de un triángulo amoroso y, nuevamente, a nadie le importó. A nadie le sigue importando, lo cual hace que me sienta un poco insultada por todos esos dénle un novio al Cap cuando debería ser dejen a Mystique ser bisexual. Pero Mystique no tiene a un gigante grupo de shippers detrás. 


Hay más.

Está Anole, en Marvel. America Chavez y Karma. Dos tipos sin mucha exposición en Watchmen, dos más apenas sacados en pantalla en Sin City... ocultos, mostrados en pequeñas viñetas, sin que se animen a mostrarles como seres con deseos sexuales (gracias Daken y Shatterstar por cambiar eso), puestos en pantalla cuando necesitan venderse, olvidados, sus matrimonios evitados o anulados, sacados del foco... la real diversidad está allí, en el largo y pantanoso universo de los cómics y sólo la gente puede hacer que regresen a las páginas principales, sólo apoyando a esta pequeña minoría y exigiendo diversidad... pero diversidad real... es que la comunidad LBGT obtendrá más títulos en los cómics. Y espero que, más tarde que temprano, podamos ver a una Ms. Marvel lesbiana, a una Batichica casándose, a Wiccan y Hulking. 

No quiero un novio para el Capitán América. No quiero un cambio de sexualidad sin explicación alguna. Los quiero a ellos. A las Kate Kane, las Karolina Dean, los Billy —golpeado en el colegio por ser gay—, los Teddy —ocultando en el colegio que es gay—, los Xavin —confundidos por su género—, los Jean Paul —luchando contra la homofobia no sólo dentro, sino fuera de los cómics, oculto tras muchas trabas editoriales—, los Midnighter —dispuestos a luchar contra cualquiera que se atreva a insultarlo por la persona con la que elije acostarse—, los olvidados. Olvidados incluso por los propios colectivos que exigen representación. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Deja tu opinión!, las respetamos casi todas y no mordemos... bueno, a veces.